jueves, 14 de febrero de 2008

Culebrón a la vista

Ayer uno de los habituales a darse una vuelta por este blog opinaba indicando que la opinión de ayer parecía un culebrón y ,quien coño era ese Morgan. A lo primero debo decirte que no es un culebrón, aunque puede llegar a serlo si no se toman medidas políticas de forma inmediata. Es algo que me llegó por correo y antes de contrastar con otras fuentes solté lo que solté, en la forma que lo hice, sabiendo de antemano que datos no daba mucho, al fiarme de quien me lo contaba me podía tirar a la piscina aunque con las limitaciones de tener cuidado en el como. A la segunda decirle que el tal Morgan es un altísimo funcionario de la regiduría de seguridad y prevención al que le pusieron este mote, no tengo claro si fue el mismo o sus subordinados.

Hoy tengo unos pocos datos más:

Parece ser, no se si decir presuntamente, que fue parado en un control de esos rutinarios dando una tasa de alcoholemia de 0,80, el máximo es de 0,25, por lo que fue detenido pasando la noche en los calabozos y al día siguiente fue conducido al juzgado 17 de Barcelona, sentenciado a 8 meses sin carnet de conducir y no se cuantos euros de multa a razón de X diarios, la cifra se me ha olvidado. Este tipo de penas también lleva aparejada la prestación social por unos cuantos días o meses. Espero que si ha sido así, condenado a trabajos sociales, no los haga en la ciudad en la que tiene a unos cuantos moviendo ficheros de la planta 1 a la 2 y después a los otros de la 2 a la 1, espero que esta prestación la haga en otras ciudades o pueblos de la comarca, con su nivel en materia de seguridad lo mejor que podría hacer es hacer charlas sobre lo intolerable que es conducir bajos los efectos del alcohol como se ha dedicado a dejar claro en comisiones informativas y Consells varios durante años y años justificando la dureza de las sanciones a quien se pone frente a un volante en esas condiciones.

Hasta aquí puedo leer como decía alguien en los 70 en la mejor televisión que teníamos en aquella época. Que pueda leer hasta aquí no significa que no me pueda explayar en algunas de las andanzas del Sr. X. Es suficientemente conocido que no es la primera vez que pone en un compromiso a los políticos con sus actuaciones, la rumorología popular indica que al principio lo de visitar las gasolineras lo hacia poco ya que teniendo un deposito a su disposición no era cuestión de pasarse por estos establecimientos. Como en estos establecimientos es donde mayoritariamente estaban los trenes de lavado y los visitaba poco, también dicen que alguien se lo lavaba con cierta asiduidad. Otra de sus andanzas fue una vez que se quedó tirado en la autopista, utilizando el teléfono para que una grúa municipal con guardia al volante fuera a arrastrar su coche, con el consiguiente coste de autopista que paguemos todos los demás mortales cuando se nos lleva el coche la grúa tenemos que pagar su correspondiente tasa, y algunas más de sus las andanzas que me callo por prudencia o por consejo de los que saben de esto.

Desde hace años y años no se si por un falso corporativismo, porque políticamente no es cómodo ni fácil deshacerse de tal personaje, los políticos que han ido pasando por su departamento nunca han tenido la valentía de abrirle ningún expediente por las andanzas que ellos, los políticos, si sabían. Ahora, creo es el momento de jubilarlo anticipadamente ya que es un escándalo que este señor siga un minuto más en su puesto ya que la legislación a la que esta sometida indica claramente que puede ser mandado a casa de forma inmediata, ejemplos tenemos en otras ciudades que por esta misma cuestión una persona en su mismo puesto fue suspendida de empleo y sueldo al abrírsele un expediente informativo, no linko la noticia ya que entonces lo de atar cabos seria muy sencillo ya que tiene un puesto clavadito al que tiene el Sr. X.

Tendrán valor los políticos para mandarle para casa, supongo que no, aunque quiero creer que si.
En el Imperio Romano el servicio de bomberos era privado. Cuando se incendiaba una casa, los apagafuegos, algunos de ellos pirómanos por imperativo profesional, discutían con los propietarios el precio del servicio mientras ardía el edificio. Se establecía un regateo que iba aumentando el precio a medida que las llamas se expandían. Finalmente, los desgraciados propietarios entraban en bancarrota, ya fuera por el fuego, o la factura. Cuidado con no saber apagar los fuegos a tiempo, ya llevamos unos cuantos que no han sabido apagar a tiempo, dejando el rescoldo encendido. Ya lo he dicho en otras ocasiones en un fuego de estos que últimamente brotan de la nada ya sea en verano o en invierno la llama prenderá por contacto en la ropa de algún regidor, entonces dirán que se le ha prendido a propósito para derrocar al gobierno municipal, siendo totalmente lo contrario, ha prendido porque no han sabido alejarse lo suficiente.

3 comentarios:

TIRANDO A DAR dijo...

Morgan, es un nombre y pirata es hombre, los que lo tratan saben a que se dedica y cuando se pierde donde se esconde. Cualquier explicación mas detallada seria, por varias razones complicarle la vida, al que tiene que tomar y no toma ciertas decisiones.

Ciutada dijo...

Estimado Julián:

Creo saber a quién te refieres sobre el caso del tal Morgan. Desconozco si lo que comentas es cierto o un simple rumor porque no sabía nada al respecto, cosa nada habitual porque suelo estar muy bien informado de lo que pasa en aquellos lares. De lo que sí estoy informado, y he contrastado personalmente, es que en aquel departamento no solo el tal Morgan es o puede ser un pirata, sino que hay algunos más. Hace pocos meses también se silenció como uno de sus chicos de ese departamento, uno que le llaman Billy, el niño, fué condenado a varios meses de prisión y a unos cuantos años de inhabilitación por pegar una paliza a un ciudadano. Supongo que, como a mi en este caso, tus fuentes de información te fallaron en aquel momento, o, a lo mejor, no estaban tan interesados en dar la noticia como ahora (debe ser por aquello del corporativismo interesado o del amiguismo sublime). En fin, espero que tu demostrada objetividad y transparencia nos sirvan para aclarar ambos casos y poner todos los datos sobre la mesa.

Un saludo.

Julián Hernández Tello dijo...

Querido ciutada,

Ahora mismo no tengo tiempo de contestar, muchas veces ni contesto como podrás apreciar si eres asiduo de este espacio de opinión, ahora bien no te preocupes mañana opinare y contestare a lo que dices, sobre Billy el niño, sobre alguno más y sobre todo con mas argumentos de lo que escondéis a la opinión publica.

Hasta mañana, conmigo el tú más no sirve