domingo, 21 de octubre de 2007

Hasta siempre amigo, Juan Antonio Cebrián



Mi pasión por la radio, comenzó desde muy joven debido a mi afición por el fútbol y con una muy corta edad (14-15 años). Me aficioné a este medio escuchando a Supergarcía. No puedo irme a dormir, sin mi radio y los auriculares desde hace muchos años. Conozco el Dial, como la palma de mi mano. Me gusta la Radio, amo la Radio. La prefiero a otros medios. Quien me conoce sabe que trabajo con la Radio conectada siempre. No suelo escuchar una cadena determinada sino, que al conocer casi toda la programación, selecciono los programas que me interesan.

Una noche que nunca olvidaré, encontré por casualidad un programa en Onda Cero que se llamaba "Turno de noche", dirigido por Juan Antonio Cebrián. Desde esa noche, nunca he faltado a su cita, con el rigor, la información, la divulgación: científica, ecológica y sobre todo, la explicación de la Historia, con la que nos premiaba Cebrián.

Este programa permaneció en antena creo, unos 12 años. Durante este tiempo, comencé a establecer una pequeña relación epistolar con Juan Antonio. En ella, le comentaba aspectos de temas tratados por su programa así, como alguna que otra reprimenda por mi parte, ya que cuando se hablaba de Catalunya, a veces la forma, no me gustaba. Pero siempre fue muy atento conmigo e incluso a parte de sus atentos escritos que guardo como un tesoro para mí, tengo una foto personal con una dedicatoria, un tanto especial:

"Para mi amigo y uno de mis oyentes preferidos, de tu locutor preferido, Juan Antonio Cebrián."

Así como una insignia del programa (Un murciélago debido al horario del mismo), que nunca me he puesto, por miedo a perder. En mi mesa de trabajo, tengo esa foto junto a la de mis familiares. Lleva tantos años en ese sitio, que es parte de mi espacio y de mi familia.

Hacia tiempo que no nos escribíamos debido a su merecido y espectacular reconocimiento de su Obra, la revista de Historia, etc. Tantos años de trabajo y siendo tan joven, ya era reconocido por su talento, conocimientos y sobre todo por acercar temas un tanto "difíciles", a las personas que nunca imaginaron, que la Historia era precisamente: como Juan Antonio la describía de forma magistral.

En la actualidad (hasta hoy desgraciadamente), su programa de Radio: La Rosa de los Vientos, era todo un éxito además de ser seguido por personas de todo el Mundo, siendo el Programa de Radio más descargado en Internet, de habla hispana. Existen infinidad de Webs, dedicadas a él y a su Obra, por parte de sus oyentes. Sus programas en formato Mp3, son descargados y coleccionados, como quien colecciona unos incunables. Somos cientos de miles de personas, los que te admiramos y te echaremos de menos.

Siempre que he estado con amigos, familiares desconocidos, en cuanto he podido por que haya salido algún tema de los que trataban sus programas, ha sido al menos conocedor de Juan Antonio, por mi parte, ya que, aprovecho cualquier situación, para aconsejar a cuanta persona conozco para, que escuche a este periodista y el equipo de profesionales que siempre ha formado.

Esta noche, mi mujer me ha escuchado llorar en la cama y me ha dicho de forma alarmada, ¿por que lloraba?. Estaba esperando el comienzo del programa (como hace tantos años), cuando me he enterado de tu muerte. Ella se ha quedado de piedra, te conoce, sabe de ti desde hace años y de la admiración que te proceso y me ha comentado: te quedan los miles de mp3 que tienes y escuchamos en el coche de viaje, todos sus libros. Incluso me ha recordado la última vez que compré uno y, la dejé con mis hijos en medio de las Ramblas, y me fui al coche que estaba aparcado en un párking para empezar a leerlo o como cuando te entrevistaron en la 2 de TVE y, yo no estaba en casa. Me llamó al móvil aturdida y nerviosa, por que no recordaba como grabar con el Vídeo y, sabía que si no lo grababa, yo no podría ver la entrevista y, me sentiría mal.

Estaba preparando algunos Links de interés que visito normalmente (son varios) para dejarlos en este Blog, que hemos ido configurando poco a poco, mi compañero Julián y yo y tenia previsto dejar la lista, el sábado que viene y me temo, que el link a tu programa, no podrá estar. Estará el de tu página personal y alguna de los oyentes.

Quien no te conozca, pensará ¿de quien hablo?. Pero si te hubieran escuchado alguna vez o conocido tu Obra literaria, serian "murciélago" como yo, o "Mejillón", que era como te gustaba denominar a los nuevos oyentes, que no eran de los antiguos.

Sabes, me queda por leer un libro tuyo, todavía. No sé si podré hacerlo, sabiendo que no habrá más y que ahora, tampoco habrá programa contigo, nunca mas. Pero lo peor no es esto, es que dejas a tu compañera-esposa, a tu familia, a tus compañeros de profesión y sobre todo a tu hijo Alejandro (por Alejandro Magno), y solo tiene 2 años. Estabas encantado con él, con sus progresos infantiles, con sus alocadas travesuras. Cuando hablabas de él, se te notaba feliz. Alejandro tiene un padre genial, y siempre estará orgulloso de ti.

Resulta que estando yo ingresado por una operación de rodilla en un hospital, conocí a un enfermo terminal. Le hablé de tu programa y lo escuchó. Fue una amistad corta, de compañeros de planta en un hospital. El no sabía que estaba grave pero su madre me lo contó y charlábamos durante horas. Cuando a mí me dieron el alta, nos intercambiamos los teléfonos, pero hay quedó todo, ya que este amigo era de Barcelona y después de dos llamadas mías, estaba muy enfermo y yo, no podía soportar verlo así. Una noche, escuchando a Juan Antonio Cebrián, este, tenía un contestador donde los oyentes dejaban mensajes. Ese día como siempre, estaba atento al programa, cuando escuché un mensaje en el contestador por la radio, que decia:

"Juan Antonio Cebrián, no sé quien eres. Mi nombre es Rosa y mi hijo murió hace unos días. Antes de estar muy mal, nos dijo que te llamáramos a este teléfono, y te diéramos las gracias, por todo ya que, escuchando tu programa, le ha permitido ser feliz, intuyendo que se moría. Así que como Mardre te las doy de todo corazón". Yo también recibí esa llamada de Rosa.




Unos detalles sobre Juan Antonio:

También fue director de la revista LRV y en la actualidad era colaborador habitual del diario El Mundo y de la revista Historia de Iberia Vieja.

A lo largo de su trayectoria recibió premios como el de "Mejor Locutor" (1994), concedido por la Asociación de Corresponsales Diplomáticos, y al de Mejor Programa Radiofónico, otorgado por el semanario Águeda en 1996 al espacio "Turno de noche". El Fondo Mundial de Protección a la Naturaleza le concedió también en 1998 el premio a "la Mejor Divulgación.


Cebrián se consagró en los últimos años como un autor de éxito, con más de 300.000 ejemplares vendidos. Su nuevas obras, "Mis favoritos" y "Enigma", ocupan los primeros puestos en las listas de libros más vendidos.

"... se nos ha muerto el alma de este programa, el hombre que lo creó, lo inventó, lo hizo crecer y lo condujo con mano maestra hasta convetirlo en lo más hermoso que puede llegar a ser un espacio de radio: un programa de culto, una parte de la vida de cientos de miles de personas que escuchaban, admiraban y querían a Juan Antonio Cebrián". Extracto del Comunicado de Onda Cero Radio.

Web de Juan Antonio Cebrián

Tus libros


Tu Programa

En Wikipedia

Web de los Rosaventeros


Recopilación de Versus y, Pasajes de la Historia




Gracias Juan Antonio. Amigo, siempre te recordaré. Se me caen las lágrimas escribiendo esta opinión de madrugada, nada mas conocer tu muerte, pero quiero que sepas: que moriré "Murciélago" y Rosaventero. Un abrazo a toda tu familia, amigos, compañeros y, a tu hijo Alejandro. Y a los cientos de miles: "murciélagos" y "mejillones" Rosaventeros todos, también. Me quedo al menos, "Encantado y Feliz, como una lombriz", de haberte encontrado y que formes parte de mi, siempre.

!Fuerza y Honor!

Napoleón Bonaparte (apodado en su tiempo por: “El petit Cabró”).

5 comentarios:

javier peña dijo...

Como compañero de Juan Antonio y rosaventero como tú, me ha emocionado tu blog y no he podido por menos que escribirte. Es realmente una gran perdida para todos nosotros, por lo visto en tu log y en muchas otras paginas que he visitado esta noche, deja un gran cariño y por lo que sé, se ha marchado sabiendolo. Un abrazo muy fuerte

Napoleón Bonaparte dijo...

Javier: Joder. Nunca imaginé que entraras en mi Blog y menos para hablar de la desaparición de Juan Antonio. Ya ves, tengo un Blog que nunca quise. Me explico:

Opino de Política obligado por los políticos y sus desfachateces. A mi, me hubiera gustado hablar, de Filosofía, Ciencia, Tecnología, etc. Pero aquí me tienes obligado por circunstantes y circunstancias.

Después de esta perdida, me planteo
tener otro a la vez, y ser feliz como Juan Antonio, hablando de lo que te gusta y sientes. Por que con las "miserias" de la que tratamos aquí de nuestros políticos , no es que me sienta muy a gusto.

Decirte que te sigo, y agradecer tus palabras. No puedo imaginar, lo que debéis sentir quienes sois sus familiares y amigos.

Desde aquí, mi mas sentido pésame y, el abrazo de un simple "Murciélago" Rosaventero, para siempre.

No se si podré, escuchar el programa esta noche.

No sé, que haré cuando llegue la hora de su programa, en días futuros.

No se que más decir.

No se

No puede ser verdad.

Un abrazo muy fuerte

Miss Pegy dijo...

Me enseño a amar la historia y la radio, tenia el corazon tan grande que se le rompio,

Napoleón Bonaparte dijo...

Miss Pegy,

Gracias por tu comentario en mi Blog. Solo hay que ver como están los foros, los Blogs, etc. ¿Quien puede emocionar a tanta gente?. Ahora más que nunca:

! Fuerza y Honor !

Un abrazo

PaKo dijo...

Su muerte ha supuesto para mí un triste dolor ya que los sentía cerca y era uno más de mis amigos. Su voz me reconfortaba en la noche y me abría un horizonte crítico, de búsqueda de los conocimientos de un mundo que nos oculta muchas verdades.
Juan Antonio, con todo el dolor del mundo te digo adiós y te pido para que, desde arriba, a tu modo, sigas reconfortando a tus oyentes en las horas más intempestivas. Despídete de nosotros como siempre contento y feliz como una lombriz, amigo y compañero nuestro Juan Antonio Cebrián. Descansa en paz, grande de la radio, erudito de la historia, capitán y amigo.

¡Fuerza y honor!